10/2/06




El amor es una cosa que no conoces

1, 2, 3, 4, 5, 6.., 7…8….9…10.... ¿Hasta cuándo la maldita necesidad de botar odio hacia los demás? Invadir nuestros pequeños espacios de construcciones metafóricas, de amistadas prolongadas y de calores compartidos. Una y otra vez el intento vano de ametrallarnos con mierda bombeada con la rancia adrenalina de una inmadurez insuperable. Pero así es el lado oscuro de este mundo, un asco completo. No obstante, del lado contrario, el cariño. Frente a la bravuconada, la ternura. Frente a la rabia desesperada que clama, sin saberlo, por algo de amor, la amistad, la fidelidad verdadera.

¡Tantas palabras que pretenden hacer daño, pero se ve que duelen a quien las escupe!
Insultar es muy fácil, por eso cualquiera lo hace. Y entre los cualquieras, especialmente los peores, que es algo de lo poco que logran. Ni ingenio ni cultura son necesarios; ahí sólo basta presentarse con las manos vacías. Y aún cuando ese vacío sea invisible, pesa y, además, sobra.

Ante tanta porquería regada con furia, los amigos que amamos de verdad, inmediatamente protegemos, multiplicamos nuestro afecto y creamos una red infinita de energía, toda concentrada en el objeto de nuestro afecto. Somos una comunidad fuerte, viva, creativa y respetuosa que contrarresta las palabras de dolor con la imagen del amor. Nuestra meta se concentra en las necesidades de quienes constituyen ahora nuestra familia y nuestra fuerza se dirige a ellos. Las reacciones son rápidas, son organizadas, son efectivas. Son la manifestación de la compañía y de la presencia permanente, que poco conocen.

Dedicamos esta carta a Mari, quien no necesita pedir, porque desde el momento en que sus labios se entreabrieron todo ya se le fue concedido.

Nuestra querida amiga, que representa en sí misma la mirada cautivada por la enigmática genialidad de la vida, maravillando a todos quienes caminamos a su alrededor, tiene como sola misión relajarse y reír, siguiendo adelante con el camino que ella misma se ha trazado, en compañía de todos quienes la amamos. Como hasta ahora ha sido un apoyo constante, una inspiración cotidiana, un amor completo, una amistad incomparable. Hoy por hoy MARI. Siempre contigo.

¡Gracias por todo Mari, por todo y por lo demás también!

Gracias y gracias.




4 comments:

enrique said...

Gracias MARI!!!
Entonces el calor cada vez se hace más presente en esta casita. Ha sido lindo que tu presencia llena de vida y de inspiración, comparta con nostros (Max, julián y yo). ¿Esto es el ciber espacio?
No puede serlo, está casita de la pradera existe. Y hoy salió el sol para ella. Amigos como ustedes son increibles.

Los quiero!!!
P.D.: Max y Julián, gracias por ser tan grandes cómplices. Gracias por dejarme visitarlos y visitarme!

Mari said...

niño lindo, te quiero mucho...
no sé qué mas decir
los sinto tan cerca...
gracias sin fin

Julián said...

Je, je, je, eres bienvenido cuando tú quieras. Un beso.

Mari said...

gracias a ti nene lindo
te quiero mucho
mucho mucho